Willkommen auf den Seiten des Auswärtigen Amts

 Proteger la Antártida como hábitat natural.

Emperor penguins

Emperor penguins, © blickwinkel / dpa picture alliance

15.07.2019 - Artículo


Alemania aboga en la Declaración de Praga por un trato pacífico y respetuoso con el medio ambiente al continente helado.

La capa de hielo de la Antártida es la mayor masa de hielo en la Tierra. Es el hogar de los pingüinos emperador, para cuya protección especial Alemania ha hecho campaña en una reunión de los Estados signatarios del Tratado Antártico en Praga. Además, la Antártida debe permanecer permanentemente libre de recursos militares; los recursos minerales solo pueden usarse para fines de investigación. Alemania, junto con otros 53 Estados en el Tratado Antártico, se ha comprometido con estos principios desde 1959 y está trabajando en su implementación y puesta en marcha. Sesenta años después de la firma, los Estados ahora han confirmado sus obligaciones en la llamada Declaración de Praga.

Alemania quiere cuidar a la Antártida

Las consecuencias del cambio climático fueron un tema central en Praga. Junto con Gran Bretaña, Alemania también puso la difícil situación de los pingüinos emperador en la agenda de Praga. Están potencialmente amenazados por el cambio climático global, ya que se espera que el número de zonas de nidificación marinas adecuadas disminuya. Por lo tanto, el Gobierno alemán está haciendo campaña para obtener mejor información sobre las amenazas climáticas de los pingüinos y le gustaría proteger mejor a esta especie. El turismo excesivo también está amenazando a la Antártida, por ello, para evitar que dañe la naturaleza de manera incontrolada, Alemania aboga por una gestión proactiva del turismo y pautas coherentes para los visitantes del lugar.

Los microplásticos dañan los mares

La Antártida y el Océano Austral se ven dañados por microplásticos. Por lo tanto, Alemania tiene la intención de tomar medidas para combatir la contaminación junto con otros Estados. Aunque muchos países en principio estuvieron de acuerdo con el tema de los microplásticos en Praga, la resistencia de pocos países impidió una resolución aún más fuerte en esta área. Esto demuestra que, además de todas las similitudes, también hay diferentes puntos de vista sobre la Antártida. Alemania y muchos otros países enfatizan la protección del medio ambiente, así como el uso pacífico y científico de este espacio natural único. Otros Estados también tienen fuertes intereses económicos, el aspecto ambiental no siempre está en primer plano. En Praga, sin embargo, todos los Estados se comprometieron explícitamente con sus obligaciones en la Antártida y decidieron mejorar el intercambio de información.

Traducción CAI (m). Texto original: Gobierno federal

 

Inicio de página