Willkommen auf den Seiten des Auswärtigen Amts

3 de octubre. Día de la Unidad alemana

Festmeile zum Tag der Deutschen Einheit

Festmeile zum Tag der Deutschen Einheit, © dpa

01.10.2018 - Artículo

Alemania también celebra un día nacional. Cuando en América Latina se suele festejar la independencia del país o un acontecimiento revolucionario, en Alemania se celebra un hecho reciente: la reunificación en 1990.

El 3 de octubre de 1990 Alemania vivió un momento muy importante de su historia: tras 41 años de haber sido fundadas dos Repúblicas alemanas con dos modelos económicos y políticos distintos, una de ellas desaparecía uniéndose a la otra. La República Democrática Alemana, conocida como Alemania Oriental, con su sistema de economía planificada, 6 estados y 16.4 millones de habitantes, se disolvía e integraba a la República Federal de Alemania.

Este fue el resultado de las transformaciones políticas en Alemania y el mundo. Por una parte, la sociedad civil de Alemania Oriental se organizaba para pedir más libertades políticas y se manifestaba de forma multitudinaria y pacífica. El camino al 3 de octubre de 1990 tuvo en el 7 de noviembre de 1989 uno de sus momentos más significativos: la apertura esa noche de los puntos de control a lo largo del Muro de Berlín, la frontera física y de alta seguridad que rodeaba a Berlín Occidental, y separaba esa isla de la República Federal en el corazón de la República Democrática. Por otro lado, los cambios que se registraban en el escenario mundial de reforma en los países socialistas y la distención de la Guerra Fría, permitieron que las cuatro potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial (la Unión Soviética, por una parte, y Estados Unidos, Francia y Reino Unido por la otra) accedieran a que las dos Alemanias condujeran su proceso de reunificación.

Con la reunificación de 1990 se cerraba una larga etapa de la historia alemana: desde el principio del siglo XX el país había experimentado transformaciones revolucionarias, muchas veces de una violencia sin precedentes en la historia de la humanidad. Y por fin un proceso político pacífico lograba conciliar al país, que a la larga sentó nuevas bases para el escenario europeo.

Qué se celebraba antes

Antes de la reunificación, cada una de las dos Alemanias tenía un calendario cívico diferente. Ambas Repúblicas se habían fundado en 1949, pero solo la Alemania Oriental celebraba el día de su fundación como fiesta nacional: 7 de octubre, Día de la República. Con la dificultad de celebrar una “historia” tan reciente, y sin soberanía plena, el Oeste no tenía una fecha equivalente. Esto cambió en 1953, cuando el 17 de junio un levantamiento popular en Alemania Oriental había sido disuelto y perseguido violentamente. Así, la República Federal conmemoró a partir de 1954 cada 17 de junio como día símbolo de la Unidad en Libertad. En 1963, una década después del alzamiento, y casi dos años tras la construcción del Muro de Berlín, el Oeste designó ese día como del Recuerdo del pueblo alemán. Alemania Occidental honraba el sacrificio de la otra mitad de Alemania que buscaba mayores libertades políticas y económicas.

La reunificación en 1990 brindó la oportunidad de crear una nueva fecha, con positivo y esperanzador significado, para el calendario cívico de la República Federal de Alemania.

Qué significa la Unidad hoy

La unificación política del país resultó aparentemente sencilla. Los desafíos se han acentuado en aspectos económicos y sociales: ¿cómo transformar una sociedad y una economía que por casi medio siglo había acumulado diferencias tan estructurales con el país al que ahora se integraba? En preparación de la reunificación el gobierno alemán previó, y a lo largo de casi 30 años ha seguido implementando programas de transferencias de los estados del Oeste más prósperos hacia los del Este con mayores rezagos, para aumentar los niveles de desarrollo y propiciar condiciones equivalentes de vida. Pero este esfuerzo titánico no ha impedido que haya actividades económicas y regiones muy afectadas por la reunificación. Eso ha redundado en malestar social que se catalizó en años recientes alrededor del ingreso masivo de refugiados.

El Gobierno Federal cuenta con una agencia dedicada a continuar con las mejoras de los estados del Este (los neue Bundesländer o nuevos estados federados. El Comisionado del Gobierno Federal para los Nuevos Estados Federados publica año con año un reporte sobre los avances y problemas del proceso. A finales de septiembre, justo previo a la celebración del Día de la Unidad, el Comisionado da a conocer su informe sobre sobre el estado de la unidad. En el año 2018 se destacan aspectos positivos: sí hay una convergencia de las condiciones de vida, acercando los niveles del Este a los Oeste en temas como infraestructura, calidad del medio ambiente, acceso a salud. El desempleo en el Este, aunque es más alto que en el Oeste, tiene su nivel histórico más bajo, los salarios promedio en ramas de negociación colectiva son casi iguales, y los pagos de las pensiones se equiparán en 2024. El lado menos halagüeño indica que en términos económicos, el Este sigue rezagado económicamente porque no es sede de ninguna de las grandes compañías que cotizan el principal índice bursátil de la Bolsa de Fráncfort; tampoco grandes empresas alemanas o extranjeras tienen su sede principal en el Este.

Cómo se celebra este día

Desde 1990, el 3 de octubre se convirtió en el Día de la Unidad y año con año ha sido celebrado. Los diversos festejos de realizan siguiendo el espíritu federal de Alemania: cada año la sede de la celebración oficial se turna entre capitales o ciudades simbólicas de los 16 Estados federados. Así, la celebración y los actos de Estado no son exclusivamente en Berlín.

Se ha vuelto una tradición que en el acto oficial participen el o la Canciller en turno, así como el Presidente del Parlamento Federal, y el Presidente Federal. En sus mensajes, estos personajes de la política evalúan los progresos del país y sus desafíos. Particularmente notable es el discurso del Presidente Federal, pues él suele no manifestarse sobre la política cotidiana del país, así que sus mensajes son reflexiones de fondo y con miras de largo plazo sobre el estado interno del país y su relación con Europa y el mundo.

La sede de la celebración oficial es rotatoria, en función del estado (Land, en alemán) que ese año detenta la Presidencia del Consejo Federal o Bundesrat (la Cámara del Poder Legislativo que representa a los estados, o Länder). Este año ha tocado a Berlín, ciudad-estado y capital federal. El gobierno de la ciudad ha dispuesto una celebración bajo el lema “Nur mit euch” (solo con ustedes), que por tres días festeja en una feria abierta al público la riqueza de la diversidad y la colaboración en Alemania.

Solo con ustedes, nur mit euch

Según los organizadores, la consigna “solo con ustedes” celebra la historia, el presente y el futuro de Alemania: solo con la sociedad civil de Alemania Oriental se pudo lograr un cambio pacífico, solo con las antiguas potencias de ocupación que dieron su anuencia se pudo reunificar el país, solo con la variedad cultural de migrantes y costumbres de quienes habitan Berlín la ciudad tiene lo que la hace mundialmente famosa. Solo con la participación de tantos se puede hacer una celebración como esta; y solo con todos, el país puede tener futuro. Es, además, una frase que se opone a otras consignas políticas que hoy en Alemania y otros países claman por la exclusión.

El festival abierto al público se lleva a cabo del 1 al 3 de octubre. Tiene lugar alrededor de la Puerta de Brandemburgo, el símbolo de la reunificación que conecta la histórica avenida Unter den Linden con la avenida 17 de junio (en honor a la fecha descrita párrafos atrás). También hay exposiciones de cada uno de los 16 Länder, y escenarios para conversar con políticos de estos estados, con representantes del Bundesrat y del Bundestag, así como del Gobierno Federal. Todo esto en la inmensa Plaza de la República, en la que se encuentra el histórico Reichstag (sede del pleno del Parlamento Federal) y el Bundeskanzleramt, la sede del poder Ejecutivo alemán y oficina de la Canciller Angela Merkel.

La noche del 3 de octubre, el acto principal del festejo es un concierto al aire libre donde participarán la cantante Nena, y otros como Samy Deluxe, Patrice, Philipp Poisel, Namika y Meute. Todos estos espacios están conectados por la Banda de la Unidad, una instalación de letreros adheridos al suelo (letras negras sobre fondo amarillo, de los que indican en los caminos cuando se entra o sale de una población). Son 11,040 anuncios con igual número de poblaciones de Alemania (la totalidad), que componen una banda de dos y medio kilómetros de largo. Los organizadores estiman la presencia de 1 millón de asistentes, que equivale a poco menos de una tercera parte de la población de la ciudad de Berlín.

La ceremonia protocolaria o acto de Estado tiene lugar unos cientos de metros de distancia de la Puerta de Brandenburgo: el Presidente Federal Frank-Walter Steinmeier y representantes de otros Estados, por ejemplo los embajadores adscritos en Berlín, participan en una recepción en la Ópera Estatal de Berlín, un histórico edificio sobre la avenida Unter den Linden que justamente hace un año, para esta misma fecha, fue reinaugurado por el Presidente y la Canciller Merkel.

Alemania habla, Deutschland spricht

Alrededor del 3 de octubre no todo es alegría. En los últimos años, Alemania ha experimentado un crecimiento del descontento social por la forma de hacer política y tomar decisiones. Una de las principales expresiones de esa tensión es la polarización de posturas, la reducción de argumentos y la tendencia a ignorar la validez del pensamiento del otro. El hoy Presidente Federal de Alemania, Frank-Walter Steinmeier fue anteriormente Ministro Federal de Relaciones Exteriores y desde esa posición había señalado los riesgos de ese “diálogo de sordos”. Como Presidente, no ha cesado en promover el diálogo entre alemanes.

El periódico hamburgués Die Zeit también ha percibido la problemática y desplegó una iniciativa que coincide en tiempo con el debate que los políticos, intelectuales y medios de comunicación realizan alrededor del Día de la Unidad. Con el título “Deutschland spricht”, esta publicación convocó a casi veinte mil alemanas y alemanes de todo el país a conversar, conocerse y confrontar argumentos de una sociedad cuyos segmentos han dejado de escucharse.

En una presentación de Die Zeit en Berlín a finales de septiembre, el Presidente Federal Steinmeier celebró la iniciativa “Alemania habla” y puso en perspectiva nacional la contribución que hace un diálogo de esta naturaleza. Este es el segundo año que se lleva a cabo, y la numerosa participación de periodistas, académicos, intelectuales, y sobre todo ciudadanos de a pie que se registraron para encontrarse y conversar con gente que tiene condiciones de vida distintas y piensan distinto, hacen de este esfuerzo una parte fundamental de la democracia: la libertad de expresión es importante, pero lo son aún más el entendimiento y el acuerdo.

 

Comisionado del Gobierno Federal para los Nuevos Estados Federados, Ministerio Federal de Economía y Energía – Reporte anual sobre el estado de la unidad alemana 2018 (en alemán): https://www.bmwi.de/Redaktion/DE/Publikationen/Neue-Laender/jahresbericht-zum-stand-der-deutschen-einheit-2018.html

Gobierno de Berlín – Nur mit euch (en alemán): https://www.tag-der-deutschen-einheit.berlin.de/

Die Zeit – Deutschland spricht (en alemán): https://www.zeit.de/gesellschaft/2018-09/aktion-deutschland-spricht-diskussion-teilnehmer-antworten-fs

Alemania para ti – Alemanas que hacen historia/ Nena: la reina del pop alemán: https://alemaniaparati.diplo.de/mxdz-es/aktuelles/columnagonzaleznena/1074794


Zirahuén Villamar (@zirahuenvn), en exclusiva para CAI, 2018.


Zirahuén Villamar nació en la Ciudad de México, donde trabajó para una Fundación Política alemana; hoy escribe su tesis doctoral sobre política exterior germana en la Universidad Libre de Berlín. Disfruta la intensidad cultural y política berlinesas, se considera afortunado de ser testigo de estos años interesantes.

Inicio de página