Willkommen auf den Seiten des Auswärtigen Amts

La RDA en el museo

Artículo

La Alemania Oriental ya es historia, pero un museo interactivo en Berlín muestra la vida cotidiana en la RDA.

"Suba al coche, gire la llave de encendido, presione el acelerador y sumérjase en el pasado." Así promueve el Museo de la RDA en Berlín (DDR-Museum) una singular simulación de un viaje a bordo de un Trabi a través de una triste urbanización. El modelo Trabant, llamado cariñosamente "Trabi", fue objeto del deseo de los ciudadanos de la RDA. A veces tenían que esperar años para recibir por fin el coche solicitado y celebraban la entrega como el nacimiento de un hijo. Y también las urbanizaciones de bloques prefabricados eran en tiempos de la RDA el sueño de muchos inquilinos, ya que prometían comodidad, incluyendo armario de pared y sofá.

El Trabant ya no se fabrica y muchas de estas viviendas han sido demolidas o totalmente reformadas. ¿Qué queda de la vida en la República Democrática de Alemania? No mucho. Después de la Caída del Muro de Berlín hace 25 años lo importante era la superación del pasado.

Solo años más tarde regresaría el anhelo de ver y mostrar cómo era la vida cotidiana en la RDA. El etnólogo de Freiburgo Peter Kenzelmann es considerado el padre del Museo de la RDA. Cuentan que durante un viaje a BERLÍN buscó un museo sobre laRDA y no lo halló.

Desde 2006, este museo a orillas del Spree financiado con capital privado ofrece un panorama de la vida en la RDA, y con creciente éxito. Ya es uno de los museos más visitados de BERLÍN y ha sido nominado dos veces para el premio European Museum of the Year Award. Lo particular de este museo es que permite conocer la historia de cerca y tocarla.

Por ejemplo se invita a los visitantes a tocar los objetos expuestos y a usarlos. No solo es posible sentarse dentro de un "Trabi", sino también abrir las puertas de un armario de pared o "sufrir" un interrogatorio de la "Stasi", la policía secreta de la RDA. Se pueden hallar curiosos objetos como el sucedáneo del café "Im Nu" o la sustancia dopante "Oral-Turinabol". Los visitantes salen del museo con más conciencia de la historia, como mirar a través de un hueco en el Muro.

Pero no se van sin haber visitado uno de los típicos restaurantes de la RDA. Allí les esperan los platos clásicos, que también los visitantes occidentales probaban cuando comían en los restaurantes para pasajeros en tránsito hacia Berlín: la sopa rusa de carne "Solianka" y el "Goldbroiler", o medio pollo asado.

Caída del Muro de Berlín el 9 de noviembre 1989.

www.ddr-museum.de


© www.deutschland.de

Contenidos relacionados

Inicio de página