Willkommen auf den Seiten des Auswärtigen Amts

Sistema de alerta para vencer el zika

Artículo

deutschland.de - Investigadores alemanes y brasileños cooperan para contener la fiebre zika. Los científicos ya conocen el virus desde los años 1950, pero hasta el 2007 solo había unas 15 personas infectadas en todo el mundo. En el año 2015, la situación cambió repentinamente.

El virus zika se empezó a propagar a toda velocidad, primero solo en América Latina y después también fuera de la región. Entretanto se ha detectado en más de 50 países. La preocupación es especialmente grande entre las mujeres embarazadas, ya que, en el caso de una infección, el feto puede sufrir problemas de crecimiento o daños en el sistema nervioso central. En el peor de los casos, el bebé muere antes de nacer.La Organización Mundial de la Salud de las Naciones Unidas (OMS) teme que la fiebre zika se expanda con la misma virulencia que la fiebre dengue, que es contraída cada año por entre 50 y 100 millones de personas. Las picaduras de mosquitos son la principal vía de transmisión de ambos gérmenes. Actualmente, más de 60 empresas e institutos de investigación buscan métodos de diagnóstico, vacunas, medicamentos y métodos para evitar la propagación.

Investigadores brasileños cooperan estrechamente con expertos del Instituto Bernhard Nocht de Medicina Tropical (BNITM) de Hamburgo. Brasil sigue viéndose especialmente afectado por el virus, justo el país anfitrión de los Juegos Olímpicos de Verano 2016. Al igual que en el caso del virus dengue, las personas que viven en las favelas, los barrios pobres de las metrópolis como Río de Janeiro, son las más expuestas al virus. Allí, con frecuencia, hay depósitos de agua abiertos en los tejados, ya sean botellas, latas o cubos en los que se acumulan pequeñas cantidades de agua, excelentes lugares para que los mosquitos incuben sus huevos.

Por ello, el BNITM apoya a investigadores de la Universidade Federal do Rio de Janeiro con cursos de formación y material, ­como trampas especiales para mosquitos. Las trampas atraen a los animales con sustancias aromáticas y una hélice los empuja a una red de captura. Entonces los científicos pueden comprobar de inmediato si portan el virus mediante equipos de diagnóstico de Alemania, así como detectar también infecciones en personas en cuestión de pocos segundos.

De aquí al comienzo de los Juegos Olímpicos, los socios habrán elaborado, además, un mapa con los “puntos calientes” de la ciudad, es decir, aquellos lugares en los que los mosquitos infectados prefieren poner sus huevos. “Queremos encontrar los mosquitos antes de que estos lleguen a la población”, dice Davis Fernandes Ferreira de la Universidad de Río de Janeiro. Se van a destruir las larvas de forma discriminada. “Sin la ayuda del Instituto Bernhard Nocht, sus recursos y la transferencia de tecnología, no hubiéramos podido ejecutar este proyecto”.

La cooperación se financia con medios del programa alemán de asociación para la ­seguridad biológica y sanitaria, con el que el Gobierno Federal ayuda a países aso­ciados a detectar rápidamente brotes de ­enfermedades peligrosas, a contener su propagación, establecer sus causas y eliminarlas. Así mismo se debe evitar el mal uso de gérmenes biológicos.

El proyecto no es la única cooperación con Brasil del BNITM. Un equipo de investigadores dirigido por Jonas Schmidt-Chanasit, catedrático de Arbovirología, trabaja, por ejemplo, con el Instituto Oswaldo Cruz del Ministerio de Sanidad brasileño para mejorar el diagnóstico. Los investigadores infectan monos con el virus zika y, a continuación, estudian los daños en los órganos. “Comparamos diferentes grupos de monos, por ejemplo, aquellos que portan anticuerpos contra el virus dengue con los que no tienen”, explica Schmidt-Chanasit. "También se investiga a monas preñadas. Solo ­podemos ejecutar este tipo de experimentos, en los que también investigamos los efectos de los gérmenes en los fetos y recién nacidos, en países como Brasil, en los que hay enormes colonias de monos”.

La colaboración con Brasil cuenta con tradición en Hamburgo. De 1909 a 1927, el médico brasileño Henrique da Rocha Lima dirigió el departamento de Patología del entonces Instituto para Enfermedades a Bordo y Tropicales. Desde entonces, investigadores de ambos países han seguido luchando ­conjuntamente contra la propagación de ­enfermedades tropicales peligrosas. “Y lo seguiremos haciendo en el futuro”, asegura Schmidt-Chanasit. “Nuestro deseo es establecer en Brasil, más allá de las Olimpiadas, un sistema de alerta temprana semejante al alemán. Esto incluye una mayor concienciación acerca de los peligros que implican los gérmenes, una monitorización constante, así como la implicación del mayor número de actores posible de los ámbitos de la investigación, la sanidad y la política”.

El Instituto Bernhard Nocht de Medicina Tropical es la mayor institución alemana dedicada a la investigación, el abastecimiento y la enseñanza ­relacionados con enfermedades tro­picales e infecciosas raras. Los científicos de Hamburgo identificaron, por ejemplo, en 2013 el virus que causa el peligroso síndrome respiratorio SRAG y desarrollaron un test para el diagnóstico. El BNITM es miembro de la sociedad Leibniz.

©www.deutschland.de/Boris Hänßler, 2016.

Contenidos relacionados

Inicio de página