Willkommen auf den Seiten des Auswärtigen Amts

El largo camino de Alemania para construir un Gobierno

Artículo

parlamento
Formar Gobierno© (c)dpa

(DW) Español. Un día después de las elecciones, los partidos analizan los resultados. Y este martes en Berlín, las recién elegidas facciones parlamentarias se reunirán. ¿Cuándo se puede esperar la formación de un nuevo Gobierno?

Hace cuatro años, en las últimas elecciones parlamentarias del Bundestag (Parlamento Federal), era casi Navidad antes de que el Gobierno alemán tomara forma. Y es que las negociaciones de la coalición y la formación de un Gabinete pueden tomar muchas semanas. En 2013, tardó exactamente 86 días. Después de todo, partidos con diferentes programas y prioridades tendrán que negociar entre sí hasta que se concrete un programa conjunto de gobierno.

Estas negociaciones para consolidar una coalición también podrían ser largas: el partido conservador Unión Social Cristiana (CDU) de la canciller Angela Merkel y su partido hermano, la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU), Los Verdes y el Partido Liberal ( (FDP) difieren en varios puntos.

¿Llegará primero la Navidad o la primera "coalición Jamaica" del Bundestag? La respuesta a esta pregunta aún está en el cielo, pero los tres partidos han señalado su disposición a un compromiso antes de la primera ronda de negociaciones. Para Merkel, se trata de formar un Gobierno estable. Si ninguna coalición CDU/CSU-Verdes-FDP llegara a formarse, todos los ojos estarían sobre los socialdemócratas (SPD), a quienes se les pediría reconsiderar su "no" a una nueva edición de la llamada "gran coalición".

Treinta días después de la elección

Aunque las negociaciones para una coalición pueden durar mucho tiempo, el recién elegido Bundestag entra rápidamente en funciones. Las primeras reuniones de los nuevos grupos parlamentarios están previstas para este martes. Según la Constitución alemana, el recién elegido Bundestag debe formarse a más tardar 30 días después de la elección, o sea, el 24 de octubre. Hasta entonces, el Gobierno Federal anterior permanece en el cargo. Ahora, por supuesto, puede suceder que el nuevo Bundestag no pueda elegir de inmediato (o reelegir) a un canciller porque las negociaciones para una coalición aún no se han finalizado. En tal caso, el presidente Frank-Walter Steinmeier pedirá a la Canciller Angela Merkel y a su Gabinete que sigan en funciones hasta que se celebren las elecciones en el Parlamento.

El Bundestag más grande hasta la fecha

El nuevo Bundestag, con 709 diputados, será el más grande de la historia de Alemania. La última vez, había 630 miembros en el Parlamento. La razón de esto es la complicada ley electoral alemana, más específicamente por los mandatos para los llamados escaños "niveladores" y "excedentarios" que aseguran que la composición del Bundestag sea proporcional a la selección real de los partidos por parte del electorado. El actual presidente del Bundestag, Norbert Lammert, había pedido un máximo de 630 diputados, pero su propuesta no llegó a concretarse. Por otro lado, se tendrá también que aclarar dónde se sentarán los seis grupos partidistas, o facciones, en la cámara plenaria del Bundestag. Si la Alternativa para Alemania (AfD) se sentará en el lado derecho (desde el punto vista del presidente del Bundestag), aún no se sabe. Sobre todo, por que de 1949 a 2013 el FDP estuvo siempre sentado allí.

Modificaciones del reglamento

Al nuevo Parlamento se le unirá, por primera vez, 94 miembros de la AfD. Incluso antes de las elecciones, la previsible llegada del partido populista de derecha había causado cierta preocupación en el Bundestag. Cuando era probable que el miembro más antiguo del nuevo Bundestag fuera un candidato del AfD, el Parlamento cambió rápidamente su reglamento. Anteriormente, el diputado más antiguo tenía el privilegio de ser el "presidente mayor" y de dirigir la reunión constituyente del recién elegido Bundestag, en el que se elige al presidente y los diputados. De acuerdo con el viejo reglamento, el político de la AfD Wilhelm von Gotberg, nacido en 1940, habría podido asumir esta tarea. Pero el Bundestag puso fin a esto. En junio, el Parlamento decidió que el papel sería desempeñado no por el diputado de mayor antigüedad, sino por el diputado más veterano en servicio. De lo contrario, correría el riesgo de que "un nuevo diputado sin experiencia" condujera la primera reunión. Ahora, la labor del "presidente mayor" recaerá en el ministro de Finanzas de 75 años, Wolfgang Schäuble de la CDU, que ha estado en el Bundestag durante 45 años y que de nuevo obtuvo el mandato directo en su circunscripción de Offenburg. Alexandre Gauland, candidato principal del AfD, acusó a los otros partidos de recurrir a "trucos" por "miedo a la AfD". Tampoco está claro si el grupo parlamentario de la AfD pondrá un miembro para vicepresidente del Bundestag y en qué comités podría este asumir la presidencia. Según una antigua tradición parlamentaria, el grupo más fuerte –en este caso la CDU/CSU– tiene derecho a designar al candidato a la presidencia parlamentaria.

El Bundestag elige al canciller

El papel más importante del nuevo Parlamento es la elección del canciller, quien es elegido, sin debate y por votación secreta, por recomendación del presidente de Alemania. Para ser elegido, el canciller necesita la mayoría absoluta de los diputados. Hasta el momento, todos los cancilleres, incluida Merkel, han sido elegidos en primera ronda. Si no es así, la Constitución prevé nuevas elecciones dentro de los próximos 14 días y coloca otro obstáculo antes de posibles nuevas elecciones: la persona que reciba el mayor número de votos en la última votación secreta será elegida canciller. Si los votos son inferiores a la mayoría de los miembros del Bundestag, el presidente alemán decide si nombra al candidato o disuelve el Bundestag. Tal ocurrencia es extremadamente improbable. Sin embargo, lo cierto es que la formación de un Gobierno tomará algunas semanas. Primero, los partidos tendrán que ponerse de acuerdo internamente con sus equipos y líneas de negociación. Entonces, ante el enorme interés mediático, deberán encontrar un lugar donde puedan negociar, sin ser molestados. Hace cuatro años, estas conversaciones se celebraron en las salas de la sociedad parlamentaria, que están conectadas con el edificio del Reichstag por un pasadizo subterráneo. Allí la CDU/CSU y Los Verdes comenzaron a negociar entre sí, pero no pudieron llegar a un acuerdo. Al final, se formó la "gran coalición" de los pesos pesados políticos alemanes: la CDU/CSU de Merkel y el SPD.

Texto original

Contenidos relacionados

Inicio de página