Willkommen auf den Seiten des Auswärtigen Amts

Discurso del Canciller Heiko Maas con motivo de la ceremonia 10 años PASCH / Apertura del Congreso Mundial de Colegios Alemanes en el Exterior

Carta Einstein

Carta Einstein, © (c) Pestalozzi-Schule Buenos Aires

12.06.2018 - Artículo


–Traducción del texto previamente distribuido–

Estimados miembros del Bundestag alemán,

estimados representantes de las organizaciones de enlace,

estimados participantes del Congreso Mundial de Colegios Alemanes en el Exterior,

queridos alumnos, estudiantes y ex alumnos de las escuelas PASCH,

mis queridos señores y señoras:

En julio de 1938, Ernesto Alemann recibió una carta de Buenos Aires. El remitente: Albert Einstein, residente de Nassau Point, Peconic, Nueva York.

Eran unas cuantas líneas, mecanografiadas en máquina de escribir y firmadas por el propio Einstein.

Ernesto Alemann trabajaba en ese momento como editor del periódico "Argentinisches Tageblatt". Como un opositor decidido de la Alemania nazi, él fundó el "Colegio Pestalozzi”, el cual se convirtió rápidamente en un espacio para muchos niños judíos refugiados.

La carta que Albert Einstein le escribió a Ernesto Alemann en julio de 1938 todavía existe hoy en día. La sostuve en mis manos durante mi visita a la escuela Pestalozzi en Buenos Aires hace tres semanas, y desde entonces no puedo olvidar una frase.

Einstein escribió:

Le envío felicitaciones por la inauguración de su nuevo edificio escolar. Hoy es más importante que nunca que los niños crezcan en una atmósfera espiritualmente pura y que estén protegidos de la intoxicación política sistemática del alma.

Por supuesto, hay que ver la cita en su contexto temporal. Gracias a Dios, 2018 no es 1938.

Pero incluso hoy, el mundo se encuentra en un estado de tremenda agitación tectónica, como me han mostrado, con gran claridad, mis primeras semanas en la oficina del Ministerio de Relaciones Exteriores. Las cosas que se supone son evidentes por sí mismas, se disuelven.

• El campeón del libre comercio mundial, los Estados Unidos, promueve el aislamiento, así como el proteccionismo y cuestiona de manera unilateral los acuerdos internacionales.

• Las formas de gobierno e ideologías autoritarias están ganando apoyo en todo el mundo –ya no solo en China o Rusia–.

• También en Europa, después de diez años de crisis, crece el anhelo por hombres fuertes. Los nacionalistas y los populistas seducen a la gente de todo nuestro continente con sus mensajes excesivamente simples o manipulan la opinión pública a través de noticias falsas. Y, al mismo tiempo, Europa enfrenta nuevos desafíos en la política exterior, cuando inevitablemente debe convertirse en el guardián del multilateralismo y el que lucha por un orden mundial basado en reglas.

• Y en Alemania, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, hay un partido en el Bundestag que se moviliza abiertamente contra los extranjeros y las minorías. Este partido explora conscientemente y trasciende los límites de la decencia, siembra discordia y aviva los miedos difusos de la alienación y la pérdida de su propia identidad.

¿Por qué menciono esto hoy? Porque creo que la mejor receta contra las "fake news" son los hechos. ¡La educación ayuda contra el populismo! ¡La confianza en las habilidades propias ayuda a combatir el miedo! Y contra el nacionalismo y el aislamiento, ayuda aprender idiomas, viajar, abrir los ojos a otras culturas y descubrir nuestra humanidad común.

¡Ese es precisamente el objetivo de nuestra política de educación en el extranjero! ¡Y por ello hoy es más importante que nunca!

Señoras y señores:

Mirando hacia atrás, uno puede llamar "visionario" lo que el actual Presidente Federal, Frank Walter Steinmeier, lanzó en 2008 con la iniciativa de colegios asociados. Porque ¿quién habría pensado entonces que PASCH llegaría a 600 000 alumnos en solo diez años?

¿Que el número de escuelas subsidiadas casi se triplicaría en esos diez años?

Y que estas más de 2 mil escuelas crearían una red global única, desde Punta Arenas en Tierra del Fuego hasta Bodø, al norte del Círculo Polar Ártico.

La causa del éxito es la creación de redes: ¡de muchas escuelas y muchos jóvenes! Esto suena banal, pero es una pequeña revolución.

Primero, la creación de redes de diferentes etapas educativas. Así crece una generación completa de ex alumnos, cuyo camino educativo está estrechamente vinculado con el alemán y Alemania -en el mejor de los casos- desde el jardín de niños hasta la universidad.

Algunos de ellos están aquí hoy. Por ejemplo, me gustaría presentarles a Cloudia Sekarsari de Indonesia, a quien conocerán pronto como una de las ganadoras de la competencia de video PASCH. Junto con otros tres ex alumnos, realizó un video en el que compara el aprender alemán con un limón.

Querida Cloudia, sé que hay frutas más dulces que los limones. Y hay idiomas que son más fáciles de aprender que el alemán. Pero en alemán decimos: "lo amargo da risa" (Sauer macht lustig).

Presumiblemente, ya conoces este dicho, pues en tu película has creado un dicho completamente nuevo: "Si la vida te da limones, hornea una tarta de limón con ellos".

Con este optimismo, como lo has demostrado en la película, también se pueden aprender idiomas difíciles como el alemán.

Querida Cloudia, queridos estudiantes, queridos ex alumnos:

Todos ustedes son lo que los estrategas de PASCH llaman en términos algo técnicos "multiplicadores".

Yo diría: ustedes son embajadores para su patria, pero a través de su carrera, también para nuestro país, para Alemania, que los ha acompañado paso a paso en su camino educativo.

Acabo de hablar sobre el mundo cada vez más confuso y desagradable en el que se construyen nuevos muros, en el que las estructuras de orden se erosionan, donde hay una falta de entendimiento y diálogo. ¡En este mundo, Alemania necesita embajadores como ustedes!

Porque el entendimiento requiere mucho más de lo que un ministro de relaciones exteriores puede lograr solo. Es posible entenderse cuando las personas intercambian opiniones. Pues de entenderse surge la comprensión.

Para ello, uno debe sumergirse en el lenguaje, en el mundo del pensamiento y en la cultura de otro país, así como lo han hecho ustedes. Simplemente mantengan esta apertura, su valor para descubrir cosas nuevas y guarden siempre una parte de nuestro país en su corazón.

Señoras y señores:

PASCH ha logrado, y este es mi segundo punto, conectar virtualmente a escuelas y ello para mucho más que solo aprender vocabulario. Después de todo, las escuelas también son espacios prepolíticos, y algunas veces incluso altamente políticos. Solo piensen en los jóvenes manifestantes de Parkland, Florida que han inspirado y movilizado a cientos de miles de personas para poner fin a la violencia armada en las escuelas.

En el portal web de PASCH, 600 mil estudiantes discuten en alemán sobre la libertad de expresión y la libertad de prensa, los refugiados en Europa o el vivir con la amenaza del terrorismo.

Especialmente en tiempos de crisis y en regiones de conflicto, donde los espacios para el pensamiento crítico y el discurso democrático lamentablemente han disminuido de forma alarmante, ¡ese espacio libre es increíblemente valioso!

Y no nos engañemos a nosotros mismos: la preservación de tales espacios de libertad no encuentra aprobación en todas partes del mundo, sino todo lo contrario.

Pero no debemos hacer reducciones aquí, precisamente porque estamos en competencia con los sistemas políticos y las narrativas que quieren revertir los logros democráticos, en lugar de promover el pensamiento y el actuar críticos, ilustrados y seguros de sí mismos, que tanto temen.

Es por eso que es importante enseñar sus cartas en este punto.

Las lecciones que patrocinamos siempre deben reflejar esto. Nunca en el sentido de adoctrinamiento o de obediencia ciega, sino para fomentar el pensamiento y cuestionamiento críticos. Para alentar a los jóvenes a asumir la responsabilidad de sus sociedades y sus semejantes. Para promover la creatividad y despertar la curiosidad.

Cualquiera que quiera lograr un cambio positivo en el mundo también debe ser capaz de cuestionar el orden existente. Y cualquiera que alguna vez haya leído y entendido Bert Brecht o el "Guillermo Tell" de Schiller en clases de alemán, lo sabe.

El ya mencionado Ernesto Alemann lo formuló en los estatutos del Colegio Pestalozzi de Buenos Aires de la siguiente forma: "En nuestra escuela no se deben educar esclavos, sino personas libres. En ella se debe enseñar que no hay virtudes más bellas y nobles que el amor a la libertad, la humanidad y la justicia“.

Y agrego hoy: ¡una escuela que sigue estos ideales es una escuela que necesitamos hoy en día!

Señoras y señores:

Mi tercer punto es la creación de redes entre las organizaciones asociadas que han establecido la iniciativa PASCH junto con el Ministerio de Relaciones Exteriores. El Goethe-Institut, la Central de los Colegios en el Extranjero, el Servicio de Intercambio Pedagógico de la Conferencia Permanente de los Ministros de Educación y Cultura y el DAAD, se han acercado aún más a través de PASCH.

Estimada Sra. Toledo,

estimado Profesor Lehmann,

estimada Dr. Klusener,

estimado Sr. Stiwitz:

Me gustaría agradecerle a usted y a su personal en nombre del Ministerio de Relaciones Exteriores hoy, pero sobre todo en nombre de los muchos estudiantes de PASCH, por su dedicación y apoyo en los últimos diez años. ¡Son verdaderamente las madres y los padres del éxito de PASCH!

Estudié leyes, pero no creo que tenga que ser un experto en administración para saber que colaborar con cuatro socios tan diversos no es fácil. Y, sin embargo, cada socio ha aportado sus propios puntos fuertes, sin perder su independencia y hacer algo completamente nuevo.

Aún más me complace que hoy pueda anunciar el crecimiento de nuestra red PASCH: ¡este año registraremos 70 nuevas escuelas PASCH en los cinco continentes! ¡PASCH sigue en crecimiento!

Entre los 70 nuevos socios también hay escuelas en los países de origen de los refugiados; eso fue importante para mí. Porque en estos países tenemos que hacer más en la lucha contra el desempleo juvenil y la falta de perspectivas.

Y cada estudiante que ha aprendido alemán, cada estudiante que visita nuestras universidades, cada maestro que ha entrado en contacto con Alemania, se convertirá en una parte de una comunidad global que permanece conectada a este país de por vida y que, por lo tanto, contribuye a que Alemania siga siendo escuchada y comprendida en el mundo del siglo XXI.

Y hay una tercera buena noticia: el círculo de Colegios Alemanes en el exterior está creciendo. En ninguna otra parte hay tanto alemán y se enseña tanto en alemán. En ningún otro lugar es tan intenso el encuentro con la cultura y la sociedad alemanas.

Por lo tanto, me alegra mucho que hoy podamos incluir a la "German School Brooklyn" como el número 141 en la serie de colegios alemanes en el extranjero. ¡Bienvenido a nuestro club!

La escuela alemana de Brooklyn se remonta a la idea de dos mujeres jóvenes, Kathrin Nagle y Muriel Plag, quienes –junto con otros padres– fundaron la escuela en 2014 bajo su su propia iniciativa y encontrándose con mucha resistencia

Esta iniciativa es una característica única de todas las escuelas alemanas en el extranjero.

Digo esto también en vista de los muchos voluntarios –representantes de los padres, miembros de la junta escolar, que participan en la Asociación Mundial de colegios alemanes en el extranjero– que junto con los profesores contribuyen a desarrollar la alta calidad y la excelente reputación de nuestras escuelas en todo el mundo. ¡Mi más sincero agradecimiento a todos ustedes y, por supuesto, para usted, querido señor Ernst!

Creo que el modelo público-privado de las escuelas alemanas en el extranjero tiene futuro, también frente a la competencia de las escuelas privadas internacionales. ¡Después de todo, la escuela es más que una pura empresa comercial!

Además, la competencia y la cooperación no son mutuamente excluyentes. Por lo tanto, deberíamos pensar juntos sobre dónde podemos cooperar aún más estrechamente con escuelas apropiadas, especialmente de nuestros socios europeos.

Pienso, en primera instancia, en las escuelas francesas en el extranjero que ya se han unido en algunos lugares con nuestras escuelas en una especie de Eurocampus. ¡Deberíamos continuar en este camino!

Esto no siempre es fácil, porque primero hay que unir los diferentes sistemas de gestión. Pero vale la pena el esfuerzo. Desde luego, porque los costos, por ejemplo, para infraestructura costosa, se pueden dividir. Sin embargo, también se trata de mucho más: si entendemos las escuelas extranjeras como lugares de intercambio entre culturas, en las cuales se forma a los estudiantes para ser verdaderos ciudadanos del mundo, entonces, la cooperación escolar es un paso casi obligatorio, lógico. Y si nos fijamos como meta fortalecer la visibilidad de Europa en el mundo, ¿qué enfoque más eficaz habría que el de un Eurocampus, en donde los estudiantes de diferentes países entran en contacto con el pensamiento, la historia y la cultura europeas?

Estas y muchas otras preguntas serán discutidas intensivamente en los próximos días. ¡Le deseo mucho éxito y por este medio inauguro el Congreso Mundial de los Colegios Alemanes en el Extranjero!

Señoras y señores:

No sé si Ernesto Alemann alguna vez respondió a la carta de Albert Einstein. Pero me pregunté, ¿qué responderíamos hoy?

Creo que podríamos escribir con confianza que hemos creado escuelas para proteger a los niños y adolescentes del envenenamiento del alma.

¡Ese es el verdadero mérito de su trabajo diario!

¡Muchas gracias y gracias por su atención!

Inicio de página