Willkommen auf den Seiten des Auswärtigen Amts

El camino pedregoso de Colombia hacia la paz

Farc - Entwaffnungscamp

Farc - Entwaffnungscamp, © dpa

26.09.2018 - Artículo

Porque el compromiso de Alemania con la reconciliación y la justicia en Colombia está abriendo nuevos caminos -y requiere de perseverancia-.

Después de la toma de posesión del nuevo presidente de Colombia, Iván Duque, en agosto, muchas personas en Colombia ven el proceso de paz en una encrucijada. Después de 50 años de lucha sangrienta y al menos 260.000 muertos, 60.000 desaparecidos y más de siete millones de desplazados, la reconciliación es una tarea gigantesca. Para Alemania representa un proyecto de paz central en su política exterior.

Peter Ptassek, embajador de Alemania en Bogotá, dice:

“Hay un acuerdo de paz desde hace dos años. Lo que se decidió, ahora debe ser trasladado a toda la población. Los guerrilleros deben convertirse en trabajadores y empresarios, lo cual no es una tarea fácil. Colombia necesita una perspectiva para el futuro para todos.”

El Gobierno Federal apoya el proceso, por un lado, con el representante especial Tom Koenigs y, por otro lado, financieramente, a través de la estabilización, la cooperación al desarrollo, el asesoramiento político y el apoyo a la sociedad civil.

Un largo camino

Aunque el número de víctimas ha disminuido significativamente, y las FARC hayan entregado todas sus armas hace exactamente un año en el marco de una misión de la ONU y se transformaran en un partido político, los desafíos son inmensos: los ex guerrilleros deben ser reintegrados, la búsqueda de los desaparecidos sigue en pie, se necesitan alternativas legales al cultivo de drogas y, en muchos casos, también una reforma agraria. También hay reportes crecientes de ataques mortales contra defensores de derechos humanos. El camino hacia la reconciliación es largo y difícil. Tom Koenigs, el representante del Ministerio Federal de Relaciones Exteriores para apoyar el proceso de paz en Colombia, dijo: “Al asegurar un apoyo explícito para mantener la paz acordada, Alemania hizo una declaración política." Había que ser optimistas, mantener el rumbo y seguir apoyando el proceso de paz junto con todos los demás.

Un instituto para la paz

Una iniciativa sobresaliente es el Instituto de Paz colombiano-alemán “CAPAZ“ en Bogotá. CAPAZ es una institución sin precedentes que acompaña al proceso de paz con asesoramiento científico y práctico.

La existencia de este instituto, que fue financiado por el Ministerio de Relaciones Exteriores a través de la oficina del Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD, por sus siglas en alemán), ejemplifica el alto nivel de interés político en un proceso de paz exitoso. "CAPAZ comprueba que el caso de Colombia es de gran relevancia para la investigación de la paz", explica Stefan Peters, profesor de Estudios de Paz y director alemán del Instituto. Alemania podría recurrir en particular a su experiencia en el enfrentamiento con el pasado, o en la educación política en este contexto.

La reconciliación requiere de mucha perseverancia

Con el fin de garantizar la paz, Colombia creó nuevas instituciones como el Tribunal Especial para la Paz, una unidad para investigar el destino de las personas desaparecidas y la Comisión de la Verdad. El profesor Kai Ambos es un asesor alemán en el Tribunal Especial de Colombia por la Paz. Él se demuestra lleno de esperanza: "Tanto los militares como las FARC están comprometidos con el proceso de paz y se quieren someter a la jurisdicción especial para la paz.“

Aunque sigue habiendo muchas zanjas que dividen la sociedad colombiana: Alemania se asoció con muchos socios en Colombia para apoyar al país a largo plazo en su proceso de asegurar esta reciente paz que aún no ha encontrado su estabilidad.


AA, septiembre 2018.

Inicio de página