Willkommen auf den Seiten des Auswärtigen Amts

Discurso del Ministro Federal de Relaciones Exteriores, Heiko Maas, en el debate de actualidad "Evolución actual en Venezuela – sobre el urgente restablecimiento de la democracia y del Estado de derecho" celebrado en el Bundestag alemán.

31.01.2019 - Artículo

Berlín, 30 de enero de 2019

–Únicamente será auténtica la versión pronunciada–

Estimado Señor Presidente Federal,

Señoras y señores:

"El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política".

Esto es lo que dijo el héroe de la libertad de origen venezolano, Simón Bolívar, hace casi exactamente 200 años.

Felicidad, seguridad social y estabilidad: la Venezuela de hoy no podría estar más lejos de estos ideales. Valores como la democracia, los derechos humanos y el Estado de derecho han sido pisoteados por Nicolás Maduro.

Su régimen, que cínicamente invoca a Bolívar, ha llevado a Venezuela al abismo.

  • El sistema estatal de salud se colapsó. En el país más rico en petróleo del mundo, las enfermedades como el sarampión y la difteria se han vuelto una vez más una realidad mortal.
  • Según el FMI, la tasa de inflación de este año será de 1,37 millones por ciento. El 80 por ciento de los hogares ya no puede proveerse de alimentos de manera confiable. Según la Organización Mundial de la Alimentación, el 12 por ciento de las personas están desnutridas, muchas de ellas recién nacidos y niños pequeños.
  • Más de 12,500 personas han sido arrestadas desde 2014 en relación con protestas contra el gobierno. La fuerza mortal contra los manifestantes forma parte del orden del día, ya sea por parte de las fuerzas de seguridad o de las milicias progubernamentales. Las Naciones Unidas hablaron el pasado 29 de enero de 40 muertos y de 850 detenidos solo desde el inicio de las recientes protestas.

Señoras y señores:

Estas condiciones son insoportables. Son tanto más aterradores en un país que alguna vez fue uno de los países con mayor bienestar de América Latina.

Más de tres millones de venezolanos han dado la espalda a esta miseria y han huido a los países vecinos.

Según datos de la ONU, ¡son 5,000 al día! La crisis en Venezuela ya se ha convertido en una amenaza para la estabilidad de toda la región.

Nuestro agradecimiento está con los países vecinos que han acogido y cuidado a cientos de miles de personas. No los dejaremos solos en esta tarea. A través de organizaciones de ayuda alemanas e internacionales, apoyamos a los refugiados y a las comunidades de acogida con agua y medicamentos, con alojamiento y comida. Y también continuaremos con esta ayuda en 2019.

Por supuesto, también nos preocupa la gente en Venezuela que lucha por sobrevivir todos los días. Es por eso que estamos buscando formas de brindar ayuda humanitaria al pueblo de Venezuela, una iniciativa a la cual se mostró abierto el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, –a diferencia de Nicolás Maduro–.

Esto también demuestra que la responsabilidad por el declive de Venezuela la tiene un gobierno que ignora la difícil situación de su propio pueblo.

Un gobierno sin escrúpulos que inhabilita a las instituciones democráticas para mantenerse en el poder.

Para ser claros: Nicolás Maduro carece de legitimidad democrática. Él no es el presidente democráticamente elegido de Venezuela. Porque las llamadas "elecciones presidenciales" en mayo pasado no cumplieron con ningún estándar democrático.

La esperanza de un nuevo comienzo está ligada a la única institución democráticamente legitimada del país: la Asamblea Nacional y su presidente, Juan Guaidó. Por lo mismo, le aseguramos nuestro apoyo político junto con la UE.

Nuestra línea es clara: todas las partes deben renunciar a la violencia. Sólo un proceso político confiable en el marco de la constitución venezolana promete una solución. Esto le decimos a las partes involucradas en Caracas, pero también a nuestros socios internacionales.

Este proceso político debe realizarse a través de elecciones prontas, genuinamente libres y justas, ya que es la única manera de restablecer la legitimidad del gobierno, el Estado de derecho y el respeto por la dignidad del pueblo de Venezuela.

Cada día que pasa hasta ese momento lleva al país más al abismo. Nicolás Maduro, por lo tanto, tiene que cambiar de rumbo de inmediato e iniciar este proceso de manera convincente. 

Si no lo hace –y guardamos un gran escepticismo–, entonces se aplicará lo que Federica Mogherini ya anunció desde el sábado: De conformidad con el Art. 233 de la Constitución Venezolana, será Juan Guaidó quien lleve al país a nuevas elecciones. Este punto de vista es compartido por cada vez más gobiernos en todo el mundo.

En estas circunstancias es que viajaré a Bucarest mañana para coordinar los próximos pasos con los otros ministros de relaciones exteriores de la Unión Europea. Se tratará de apoyar a los venezolanos en el camino hacia las nuevas elecciones, mientras paralelamente se evita que la situación siga escalando.

También coordinaremos estrechamente estos esfuerzos con otros socios, especialmente con los vecinos de Venezuela.

A todos nos une el deseo de poner fin al sufrimiento del pueblo de Venezuela. Durante demasiado tiempo tuvieron que ver a su país hundirse en la miseria y la violencia.

Ya es hora de que las venezolanas y los venezolanos puedan decidir justa y libremente sobre su futuro.

 

Muchas gracias.


Traducción CAI (k). Texto original: Gobierno federal

 

Inicio de página