Willkommen auf den Seiten des Auswärtigen Amts

Mensaje del Ministro Federal de Relaciones Exteriores, Heiko Maas,con ocasión del Día de la Unidad Alemana el 3 de octubre de 2019

02.10.2019 - Artículo

Hace algunos días me encontraba en aquel balcón desde el cual hace exactamente 30 años Hans‑Dietrich Genscher les comunicó a muchos cientos de ciudadanas y ciudadanos de la antigua RDA refugidos en la embajada de Alemania Occidental en Praga que podían salir a la República Federal de Alemania. Poco antes en aquel mes de septiembre, Hungría, en un acto ejemplar, había abierto sus fronteras con Austria a decenas de miles de personas que habían huido de Alemania Oriental, haciendo posible con ello que viajaran a Alemania Occidental. Este acontecimiento también lo celebramos hace algunos días en Berlín junto con jóvenes procedentes de Alemania y Hungría. Ambos sucesos fueron hitos importantes en el camino hacia la unidad alemana, ya que produjeron grietas patentes en el Muro de Berlín, el cual ya no habría de existir por mucho tiempo. Así pues, es en especial gracias a Hungría y a la antigua Checoslovaquia que los alemanes podamos celebrar nuestra unidad desde hace ya 29 años.

Ahí, en el balcón en Praga, así como en mis conversaciones con las y los testigos de esa época y durante las celebraciones con motivo del 30 aniversario de la apertura de la frontera de Hungría quedó de manifiesto que la integración de Alemania y Europa se basó en la confianza de que un continente unido tiene un mejor futuro que ofrecer a la gente que la confrontación entre los sistemas. Nuestros socios a nivel internacional confiaron en 1989-1990 en que una Alemania unida crearía, junto con sus vecinos, una Europa pacífica, libre y solidaria.

Ahora más que nunca estamos convencidos de que una Europa fuerte y unida es la mejor respuesta a los retos urgentes de nuestros tiempos. También para Alemania, una Europa tal es el mejor garante de paz y bienestar. Tanto más importante es que, a pesar de algunas diferencias, demos continuidad al estrecho diálogo con nuestros socios del este de Europa, pues avanzaremos gracias a una mayor comunidad y no insistiendo en lo que nos separa. Esto lo queremos resaltar de manera especial en el marco de nuestra presidencia del Consejo de la UE en 2020, que coincide con el 30 aniversario de la unidad alemana.

Lo que sucedió en el otoño de 1989 en el este de Alemania también es muestra de la fuerza que tiene la gente cuando sale a las calles pacíficamente a defender sus derechos democráticos. Me vienen a la mente ejemplos de todo el mundo en donde se puede observar algo similar también hoy en día. Esto patentiza la importancia de que luchemos, también ante el trasfondo de nuestra propia experiencia, en favor de los valores democráticos, el respeto de los derechos humanos y un orden internacional basado en normas. A tal efecto asumimos nuestra responsabilidad junto con nuestros socios en el marco global.

Inicio de página