Willkommen auf den Seiten des Auswärtigen Amts

“El Gobierno iraquí tiene la última palabra”

06.01.2020 - Artículo

El Ministro de Relaciones Exteriores, Heiko Maas, en la radio de Deutschlandfunk sobre la situación actual tras el anuncio del parlamento iraquí de expulsar a todas las tropas extranjeras del país.

Señor Maas, ¿la decisión del Parlamento iraquí significa ahora también el fin de la lucha contra el ISIS por parte de las tropas extranjeras en Irak?

Eso es algo que tendremos que discutir ahora con el Gobierno iraquí, que está a cargo. Por supuesto, nadie quiere una participación militar en Irak en contra de la voluntad del Parlamento y del Gobierno. Es por eso que esto debe ser discutido ahora. El Gobierno de Irak tiene la última palabra.

Sin embargo, nos tomamos muy en serio esta decisión parlamentaria, pero también nos preocupa mucho que, sin el compromiso de la comunidad internacional –después de todo, hay decenas de Estados que participan en la lucha contra el ISIS– la inestabilidad en Irak sea aún mayor de lo que ya es. Esto es algo que debe ser discutido ahora con los responsables en Irak. Pero el resultado final es que aceptaremos cada decisión que se tome allí.

El presidente estadounidense Trump ya amenaza al Gobierno de Bagdad con sanciones masivas si las tropas estadounidenses tienen que retirarse del país. ¿Es esa una reacción apropiada de Washington?

Por lo menos, no creo que sea de mucha ayuda en este momento. Tras la decisión que se ha adoptado en el Parlamento, ahora debemos promover activamente la voluntad de la comunidad internacional de seguir apoyando a Irak.

Hemos invertido mucho compromiso, no sólo en términos militares, sino también en la ayuda a la estabilización, para reconstruir ese país, para crear infraestructura. Todo esto amenaza con perderse si la situación continúa desarrollándose de esta manera. Creo que esto no se puede hacer con amenazas para convencer a Irak, sino con argumentos. Hay muchos argumentos. Pero la última palabra depende, por supuesto, del propio Irak.

¿Hasta dónde cree que llegarán Donald Trump o el Gobierno de Washington para presionar a Bagdad?

Ciertamente ya veremos eso. Creo que las medidas adoptadas por los Estados Unidos en los últimos días muestran un alto grado de determinación. Sin embargo, considero que lo que el Presidente francés, el Primer Ministro británico y la Canciller alemana dijeron ayer, que debemos actuar en todas las partes, para que Irak no se convierta en el escenario de una guerra entre Estados Unidos e Irán, es correcto.

En otras palabras, los europeos tienen canales de comunicación abiertos y funcionales en ambos lados, que se están utilizando actualmente, y nosotros pondremos nuestro granito de arena para garantizar que no haya una guerra de poder en Irak por parte de otros países.

¿Le ha dicho a sus interlocutores en Washington que no encuentra útiles las reacciones de Washington?

He estado al teléfono con mi colega Mike Pompeo. No sólo habló conmigo por teléfono, sino también, por ejemplo, con sus colegas franceses y británicos, y posteriormente hizo comentarios al respecto. No parecía muy contento de que no estuviéramos cien por cien de acuerdo con el enfoque de los Estados Unidos.

Sin embargo, creo que es importante que los europeos estén unidos en esta cuestión, porque sólo así Europa podrá desempeñar algún papel en este debate. Dado que en Irak nuestros propios intereses de seguridad también se ven afectados, y a gran escala, en la lucha contra el terrorismo internacional y contra el Estado Islámico, tenemos que asumir una responsabilidad al respecto, y actualmente estamos tratando de hacerlo en muchas conversaciones con nuestros colegas de Washington, pero también en Teherán, con los Estados del Golfo, que están todos muy preocupados por este acontecimiento.

Estamos tratando de tener esto en cuenta, y también considero necesario, por ejemplo, que los Ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea se reúnan a corto plazo para ponerse de acuerdo una vez más y adoptar una posición europea.

¿Por qué ha tardado tanto?

No se puede decir que haya tomado mucho tiempo. Ayer, Alemania, Francia y el Reino Unido emitieron una declaración. La Unión Europea está a bordo. Creo que los desarrollos están cambiando cada día. Por lo tanto, tendremos que evaluar estos desarrollos a diario.

Sin embargo, sería importante reunirse a mayor escala, y también creo que es necesario, tras la decisión del Parlamento iraquí, que la coalición anti-ISIS, que incluye a muchos Estados de todo el mundo, se reúna ahora para seguir discutiendo la situación.

Hoy se celebra en la OTAN una reunión extraordinaria del Consejo de la OTAN. Debemos coordinar nuestros esfuerzos allí y también debemos tomar una decisión sobre cómo tratar el voto del parlamento iraquí, y ver cómo reacciona el Gobierno iraquí ante ello.

¿Está claro, señor Maas, que sin las tropas estadounidenses, ningún soldado de las Fuerzas Armadas Federales de Alemania permanecerá en Irak?

Eso será ciertamente muy difícil, porque los Estados Unidos han asumido allí un gran número de funciones militares que no pueden ser asumidas por otros de la noche a la mañana. Sin embargo, al final, el parlamento iraquí decidió que todas las fuerzas extranjeras deben abandonar el país.

Lo que importa ahora es cómo el Gobierno de Irak aplicará esta resolución, y sólo entonces sabremos cuál es la base para la continuación de la participación estadounidense, pero también, y especialmente, para la participación europea. Por eso debemos hablar de ello con urgencia también dentro de la UE.

Debido a las preocupaciones del SPD, los soldados alemanes en Irak no forman parte de la misión de entrenamiento de la OTAN. El SPD quería arreglar esto bilateralmente con Bagdad. Esto también ha sido muy criticado. Por el momento, las tropas extranjeras en Irak sólo se preocupan por protegerse a sí mismas. De lo contrario, el despliegue o la misión se suspenderá. ¿Los soldados alemanes tienen menos protección porque no forman parte de la misión de la OTAN?

No, definitivamente no puedes decir eso. Hemos tomado todas las precauciones para garantizar que los soldados alemanes estacionados en Iraq, pero también los que participan en la misión anti-ISIS en los países circundantes, como los que realizan los vuelos de reconocimiento o los que proporcionan un avión cisterna, estén protegidos para garantizar su seguridad.

Después de todo, la misión no se está llevando a cabo, ni tampoco la misión de entrenamiento; la lucha contra ISIS, también, se suspenderá ahora hasta que se aclare la situación sobre el terreno, incluso políticamente. La seguridad de nuestros soldados es, por supuesto, nuestra principal prioridad, y la controlamos diariamente y siempre estamos en condiciones de sacar las conclusiones necesarias.

Por otro lado, durante el fin de semana, hemos vuelto a oír hablar del lanzamiento de misiles contra una base estadounidense en Irak. Vimos las fotos de los manifestantes llenos de odio después del asesinato del comandante iraní. El odio contra los Estados Unidos puede extenderse fácilmente a los aliados. ¿No se debería sacar inmediatamente a los soldados alemanes de esta peligrosa situación, como también lo exige la oposición en Berlín?

Bueno, sí. Creo que sería difícil hacer esto ad hoc, porque al final del día no estamos solos. Si ahora todos deciden por sí solos qué hacer con sus soldados, entonces habrá mucha incertidumbre para los demás que también están allí.

Sin embargo, Alemania es responsable de sus propios soldados por el momento.

Exactamente. Eso es lo que estamos haciendo y eso es lo que estamos comprobando, y creemos, al igual que otros Estados, que la seguridad está garantizada, que ahora le corresponde al Gobierno iraquí aclarar cómo va a continuar la lucha contra el ISIS.

Lo importante, sin embargo, es que trabajamos con nuestros socios internacionales. Después de todo, estamos trabajando juntos. Eso significa que algunos de ellos realizan esta función, otros otra. Es un sistema coordinado. Por eso es tan importante que el Consejo de la OTAN se reúna hoy, que la coalición anti-ISIS se reúna para discutir esto. Si cada uno hace ahora lo que personalmente cree que es correcto, inevitablemente ya no será posible mantener este mandato y compromiso. Por eso es importante coordinar todo lo que estamos haciendo ahora a nivel internacional. Sólo eso es actuar de manera responsable.

Irán ha anunciado que seguirá distanciándose del acuerdo nuclear. ¿Es ese el final de este acuerdo?

En primer lugar, se trata de una decisión que hace que la situación, que de todos modos es difícil, sea mucho más difícil, porque nadie quiere que Irán adquiera armas nucleares. Lo que el Irán ha anunciado ahora ya no está en consonancia con el acuerdo. Por eso nos sentaremos hoy con Francia y Gran Bretaña para decidir, juntos, cómo reaccionaremos ante ello esta semana. Eso ciertamente no será aceptable sin una reacción de nuestra parte.

¿Qué significa eso?

Que estamos estudiando -el Tratado ofrece ciertas posibilidades- cómo deben resolverse esos casos, qué procedimientos pueden iniciarse. Discutiremos esto entre nosotros. Como siempre lo hemos hecho en el pasado, discutiremos esto con el Organismo Internacional de Energía Atómica y también obtendremos su evaluación una vez más. Sobre la base de ello, cuando se reúnan los hechos, habrá una respuesta coordinada, que Alemania, Francia y el Reino Unido acordarán entre sí en las próximas horas y días.


Traducción CAI (MCM) Texto original Gobierno Federal

Inicio de página