Willkommen auf den Seiten des Auswärtigen Amts

Una fundación en Hamburgo que une a la Unión Europa y a América Latina y el Caribe

EULAC

EULAC, © EFE

13.02.2018 - Artículo

Una fundación en Hamburgo que une a la Unión Europa y a América Latina y el Caribe

Un puente entre la Unión Europea y América Latina y el Caribe, así puede describirse a la Fundación EULAC, que tiene en su sede en Hamburgo. Alemania para ti conversó con Paola Amadei, Directora Ejecutiva de la Fundación, sobre la historia, actividades y perspectiva de esta institución que está en vías de fortalecerse.

Ubicada al norte de la ciudad portuaria de Hamburgo, en una bella zona residencial, se encuentra la Fundación Unión Europea-América Latina y el Caribe (EULAC). Una nevada mañana de enero, Alemania para ti visitó a Paola Amadei, la Directora Ejecutiva de la Fundación desde hace dos años, para conocer más sobre este proyecto al servicio de dos regiones. La Fundación fue establecida en 2011, y desde un principio Hamburgo ha sido su sede. Sus miembros, que además son quienes la financian, son los países de la Unión Europa (28, más la Unión Europea), por una parte; y los países de América Latina y el Caribe organizados en torno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC, 33 países), y sus idiomas de trabajo son el español y el inglés. Esos 62 integrantes han encomendado a la Fundación no solo fomentar el diálogo intergubernamental, sino también con otros actores de las sociedades en ambos lados del Atlántico: empresarios, académicos, organizaciones no gubernamentales.

Alemania para ti, Centro Alemán de Información (CAI): ¿Cómo resumirías la misión de la Fundación que diriges?

Paola Amadei (PA): Veo la Fundación como un puente, no solamente un puente entre Europa, América Latina y Caribe, sino dentro de estas regiones es también puente entre el nivel político y los actores de la sociedad civil en su definición más amplia: las empresas, las universidades, las organizaciones no gubernamentales. La Fundación pone en evidencia y potencia la agenda positiva de la relación entre las dos regiones: hay un sinnúmero de iniciativas, de instancias, donde las dos regiones cooperan, donde se producen los resultados, donde hay todavía más espacio y potencial para poder trabajar en conjunto, para que más actores, más empresas puedan entrar al comercio birregional, para que más universidades desarrollen programas conjuntos, más investigadores se puedan movilizar entre las dos regiones. Para que se creen más redes de organizaciones que en las dos regiones tienen objetivos comunes.

CAI: La Fundación EULAC fue creada a partir del acuerdo de los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea y de América Latina y el Caribe en la cumbre Euro-Latinoamericana de 2010, que tuvo lugar en Madrid. Pero ¿cómo surgió la idea de crear esta Fundación?

PA: Debemos tener en cuenta que existen por lo menos dos organizaciones hermanas, que son hermanas mayores: la Fundación Asia-Europa (ASEF), que está basada en Singapur para las relaciones europeo-asiáticas, y la Fundación Anna Lindh, para las relaciones de Europa y la cuenca del Mediterráneo. Aunque se llaman fundaciones, son organizaciones internacionales. Nosotros, la Fundación EULAC, estamos en proceso de convertirnos en una. Ser fundación era una solución para empezar a funcionar en tanto se negocia el acuerdo constitutivo. La ASEF existe desde hace más de 20 años, la fundación Anna Lindh desde más de 10 años, pero no había correspondiente en la relación UE-América Latina y Caribe. La idea surgió del Presidente de Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, y así fue propuesta en la Cumbre entre ambas regiones en Madrid.

CAI: ¿Qué hace especial a la Fundación EULAC?

PA:  El acuerdo constitutivo de la Fundación es el primer acuerdo internacional que firman la Unión Europea y sus Estados miembros junto con todos los países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Todos lo negocian y lo firman. La Fundación es única porque es la primera y única organización que pertenece en exclusiva a la UE y a la CELAC.

Esa es una característica importante, es una organización absolutamente birregional, paritaria, no hay una relación de subordinación. No es una agencia de cooperación de Europa hacia América Latina o una agencia de promoción de América Latina y Caribe a Europa. Refleja el partenariado igualitario entre las dos regiones y con un mandato también de puente entre el nivel gobiernos y la sociedad civil que es muy específico. No es simplemente para la cooperación gubernamental sino también para que se desarrolle el contacto a nivel de la sociedad civil. Eso nos hace bastante únicos.

CAI: ¿Podrías contarnos por qué la Fundación se estableció desde noviembre de 2011 en Hamburgo? ¿cuál es la relación con esta ciudad y con Alemania?

PA: A veces respondo a esta pregunta: porque es una ciudad con muchos puentes, y es algo simbólico de lo que nosotros en la Fundación hacemos. Una vez que se decidió crear la Fundación, tres ciudades europeas fueron candidatas para recibirla. No hubo candidaturas desde Latinoamérica y el Caribe. En 2010-2011 el Ministro Federal de Relaciones Exteriores de Alemania era Guido Westerwelle, y él tenía la ambición de desarrollar desde Europa una relación más fuerte con toda la región Latinoamericana y Caribeña, más allá de algunos países en lo individual o algunas subregiones. Ese fue un impulso importante.

El hecho de estar en Hamburgo me ha parecido una muy buena solución. Primero, porque creo es importante que en la relación birregional que se vaya más allá de “socios tradicionales”: evidentemente Alemania es un socio muy importante, pero no necesariamente el primer socio que quizá se le ocurre a una contraparte de América Latina o Caribe.

Segundo aspecto es el apoyo muy importante por parte del Senado de Hamburgo y del gobierno alemán. No hablo solamente del apoyo financiero, que evidentemente se agradece, sino también un apoyo político, un interés, casi un cariño a nuestras iniciativas. Alemania también ha sido veloz en el proceso de ratificación del acuerdo constitutivo, a pesar del sistema federal que implica procedimientos más largos. Sin embargo, Alemania decidió privilegiar este proceso y hoy ya contamos con esa ratificación.

Otra variable es el interés de la ciudad de Hamburgo de proyectarse internacionalmente. Históricamente, este puerto siempre se ha considerado la puerta de Alemania, que tiene una trayectoria importante también hacia el otro lado del Atlántico. Tradicionalmente hubo aquí un grupo importante de consulados latinoamericanos, aunque ese número se ha reducido después de la reunificación alemana en 1990 por la cercanía con Berlín. Pero sigue habiendo un grupo importante de cónsules. Igualmente, si miramos las migraciones alemanas y de otros países del norte de Europa hacia América Latina en el siglo XIX y XX, esos emigrantes se embarcaban en Hamburgo. Ahí hay conexión a nivel personal entre esta ciudad y los países del otro lado del Atlántico.

Estamos en Alemania, estamos en Hamburgo, para nosotros también es importante ser miembros activos de la comunidad. Nuestra misión es que los ciudadanos de Hamburgo sepan que nosotros estamos aquí, que sepan cuál es nuestro trabajo. Tenemos actividades locales. Por ejemplo, todos los años participamos en “La noche larga de los consulados”, donde invitamos aquí a embajadas y consulados de Europa y América Latina y Caribe para que se presenten y los conozcan los habitantes de Hamburgo. Se crea una oportunidad de diálogo con los visitantes y se crea una interacción. En 2017 fuimos coordinadores del Otoño Latinoamericano en Hamburgo.

En suma, somos una fundación europea y latinoamericana y caribeña, pero también es importante para nosotros tener una proyección en Hamburgo y en Alemania, donde tenemos contacto con organizaciones en Berlín y en otras partes del país, así como queremos tenerlo con todos los otros países.

CAI: La Fundación está en proceso de convertirse en una Organización Internacional. Para quienes no están familiarizados con el Derecho Internacional ¿qué significa eso?

PA: Nuestro estatuto inicial fue concebido como un estatuto transitorio. Es un poco difícil explicar a nuestros interlocutores que nuestros miembros son 61 países y la Unión Europea y somos una fundación bajo el derecho privado alemán. Hay un desajuste entre lo que es nuestra naturaleza, nuestra función, la naturaleza de nuestros miembros y nuestro estatuto actual. Evidentemente nuestro estatuto actual nos ha permitido operar en estos años y a empezar actividades, pero no es lo que mejor corresponde a nuestra naturaleza. Hay también unas implicaciones muy concretas: en el momento que seamos organización internacional podemos tener un estatuto de observador al interior de otras organizaciones internacionales. También tendremos ciertos beneficios fiscales que nos permitirán dedicar más recursos a las actividades para las que Fundación se creó. Para nuestros miembros se facilitará el pago de sus contribuciones voluntarias, que se dificultan o se hacen imposibles en ciertos casos por no ser una organización internacional. Más allá de todo eso, está la voluntad de los miembros, que así lo han querido desde el principio. No cambia el mandato de la institución, solo cambia nuestra forma jurídica.

CAI: La Fundación EULAC tiene 61 estados miembros: 28 en Europa y 33 en América, y el miembro 62 es la Unión Europea. Actualmente tu eres la Directora Ejecutiva, y el expresidente de la República Dominicana Leonel Fernández es el Presidente de la Fundación. Nos surge una pregunta ¿cómo se organizan tantos actores para que esta entidad funcione?

PA: Con respecto al Directorio, es un equipo que rota cada cuatro años. El primer Director Ejecutivo fue un diplomático peruano, la primera Presidenta fue una antigua Comisaria europea y ex Ministra en Asuntos Exteriores de Austria. En estos ciclos cambiamos los roles. Así se refleja esa idea de partenariado: no hay una región que mantenga un liderazgo y la otra no, se va rotando.

Las decisiones del día a día de la Fundación se toman aquí en Hamburgo, con la Dirección Ejecutiva, sobre la base de un programa de trabajo multianual y de un programa de trabajo anual que están aprobados por los miembros. Todos los miembros tienen su representante en un Consejo Directivo que se reúne por lo menos dos veces al año, en el cual se toman las grandes decisiones. Para decisiones que no puedan ser aprobadas en el marco de un Consejo Directivo presencial, se aplican mecanismos de aprobación en forma escrita. Cada estado miembro tiene un representante, un punto focal que recibe toda la información de la Fundación y éste la transmite a sus países respectivos.

En los países latinoamericanos y caribeños, por lo general, el punto focal es el embajador o la embajadora del país en Bruselas. En otros casos el punto focal es un alto funcionario en el Ministerio o Secretaría de Asuntos Exteriores. La Fundación no determina quién o qué entidad es el punto focal, cada país lo define. En el caso de Alemania, por ejemplo, es el director para América Latina y el Caribe.

CAI: ¿Podrías compartirnos un ejemplo del trabajo de la Fundación en que se subraya la cooperación entre regiones en esa lógica de paridad?

PA: Una de las iniciativas de la Fundación desde muy temprano la llamamos Foros de reflexión. Ésas son reuniones informales en las que la Fundación convoca a altos funcionarios de las dos regiones junto con académicos, representantes de empresas y representantes de organizaciones no gubernamentales, para discutir tanto temas específicos como generales. El Foro ofrece la posibilidad de que los altos funcionarios salgan de la formalidad habitual, y que puedan de verdad escuchar y discutir con representantes que vienen de otro mundo y alimentar sus reflexiones y, después, el trabajo que van a hacer sucesivamente. Tenemos mucho cuidado en que efectivamente haya un balance entre ambas regiones, también subregiones, y donde los “partners tradicionales” o países con mayor protagonismo no superen a los otros de sus respectivas regiones.

Es un proceso de diálogo y ése es el tipo de iniciativa que nosotros fomentamos: donde todo mundo participe en un plano de paridad y también con un objetivo no solamente de expresar y poner opiniones, sino de escuchar, internalizar. Vamos rotando su realización entre las dos regiones. Las últimas dos se verificaron en Europa por razones de logística, pero en el pasado se han dado también en América Latina para promover el partenariado más allá de Bruselas o Hamburgo. Este año el Foro de reflexión parte de las preguntas ¿por qué América Latina y Caribe tendrían que ser importantes para Europa? y ¿por qué la Unión Europea tendría que ser importante para América Latina y el Caribe?

Otro ejemplo es el de los programas de sensibilización o awareness raising de temas que no son específicamente sujetos de la agenda birregional Unión Europea-CELAC, pero que son importantes a nivel de contexto global o a niveles subregionales. En esos casos, buscamos temas donde cada región puede tener un interés y obtener un beneficio de lo discutido. En septiembre de 2017 realizamos aquí en Hamburgo con el Instituto GIGA [el Instituto Alemán de Estudios Globales y Regionales, un centro de investigación que tiene un importante Departamento para Latinoamérica] una conferencia sobre políticas de migrantes, cómo cada uno trata su propia diáspora, cómo trata a sus migrantes, cómo lo integra o no lo integra, cómo le asegura una participación política, social, y ese es un tema donde las dos regiones tienen mucho qué compartir.

La migración dentro y entre las regiones tienen un componente importante de flujo de profesionistas. Las dos regiones tienen algo que ganar con la cooperación académica. Los migrantes tienen interés en que se les reconozca su título. Hay un tema de movilidad académica, de portabilidad de los títulos, que debe tratarse y donde hay soluciones parciales a nivel bilateral o por acuerdos entre universidades que atribuyen títulos de ambas, de un país y de otro, pero soluciones birregionales serian beneficiosas para las dos partes.

CAI: Sobre la cooperación académica y la generación común de ideas, la Fundación y el Ministerio Federal de Relaciones Exteriores de Alemania tienen un proyecto para jóvenes de la Unión Europea y América Latina y el Caribe, llamado LACalytics ¿En qué consiste?

PA: Es un proyecto que descubrimos gracias al Ministerio de Asuntos Exteriores alemán y es un trabajo colaborativo entre jóvenes investigadores, en algunos casos todavía estudiantes de las dos regiones para preparar unas investigaciones, unos textos de verdad compartidos. Es un matching entre investigadores jóvenes que por lo general no se conocían antes, que se unen a partir del interés común hacía un tema y que trabajan durante varios meses a un documento conjunto. Lo que nos gusta de ese proyecto es que es para jóvenes y es de verdad birregional.

Los trabajos resultantes reflejan una perspectiva compartida de dos personas, evidentemente no hay la ambición que eso refleje una posición UE-CELAC, pero a un nivel micro permite que dos investigadores comparen sus perspectivas por meses, que tengan que entender la perspectiva del otro y vayan desarrollando también a partir de ahí una sensibilidad hacia la visión del otro.

CAI: Hace unos días la Fundación anunció la firma de un convenio con el IFA, Instituto de Relaciones Exteriores, basado en Stuttgart, una ciudad al sur de Alemania. ¿En qué consiste esa cooperación inter-institucional?

PA: Nosotros cooperamos con un sinnúmero de organizaciones a lo largo de las dos regiones. Por nuestro acuerdo constitutivo tenemos cuatro socios estratégicos, dos de América Latina y el Caribe, y dos de la Europa: la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de Naciones Unidas (CEPAL) por el lado Latinoamericano; y el Institut des Amériques y la Regione Lombardia por el lado europeo.

Después, hemos firmado un cierto número de acuerdo de cooperación con varias organizaciones en ambas regiones. Para nosotros tiene un valor simbólico el hecho de contar con una serie de acuerdos con organizaciones en los diferentes países con los cuales nos comprometemos recíprocamente a circular información, a apoyar los objetivos mutuos. En 2017 hemos firmado acuerdos con universidades de las dos regiones, pero no solo deseamos tener esta asociación con instituciones tradicionalmente especializadas en el análisis de la relación birregional, sino ampliar el espectro a otros actores crecientemente interesados en la otra región. Así, la Fundación desea alentar el interés del IFA en Latinoamérica y Caribe, y buscar oportunidades de cooperación, sobre todo por la experiencia que ellos tienen en el aspecto cultural.

Nos interesa poder conectarnos con organizaciones en su mayoría del campo académico y de investigación– que tengan un peso, un interés o una aspiración a abrirse a la otra región.

Zirahuen Villamar, en exclusiva para CAI, septiembre 2016.

Zirahuén Villamar nació en la Ciudad de México, donde trabajó para una Fundación Política alemana; hoy escribe su tesis doctoral sobre política exterior germana en la Universidad Libre de Berlín. Disfruta la intensidad cultural y política berlinesas, se considera afortunado de ser testigo de estos años interesantes.

Fundación EULAC en Facebook: www.facebook.com/eulacfoundation

Fundación EULAC en Twitter: https://twitter.com/eulacfoundation

Fundación EULAC: https://eulacfoundation.org/es

Fundación ASEF (en inglés): http://www.asef.org

Fundación Anna Lindh (EUMED) (en inglés): http://www.annalindhfoundation.org/

LACalytics (en inglés):http://ifair.eu/impact-groups-en/lacalytics/ 

Inicio de página